Dibujando a mi hija Vivi.

Saludos queridos amigos steemeros. Espero que estén muy, pero muy bien.

 

En estos últimos días he estado dedicando mi tiempo (además de a mis hijos) a dibujar y mejorar en Paint Tool Sai, sobre todo porque quiero participar en una red social parecida a Steemit llamada Creary. En esta nueva página basada también en la blockchain  recompensan el arte y la originalidad de las creaciones digitales.

 

Me inspiré en una fotografía de cuando mi hija Viviana tenía dos años. Me gustó mucho la escena en la que mi niña juega tranquila con el agua.

 

Dediqué cuatro días a la creación de este dibujo, tratando de cuidar cada detalle. Espero seguir aprendiendo y compartir con ustedes mis nuevos logros.

 

Por ahora les comparto lo que he dibujado.

 

 

Esta es la fotografía original:

 

 

Espero les guste y si se animan a compartir dibujos y fotografías en Creary acá les dejo el link

 

Mi nombre en código morse para un divertido concurso.

Nadando en el mar de  Steemit me encontré con un divertido concurso promocionado por @hablemosde, y ni corta ni perezosa me animé a participar. Se trata de estructurar nuestro nombre con las palabras del código morse, y además de eso aplicarle nuestra creatividad.

Fuente

Me pareció muy divertido y estoy segura de que a muchos de ustedes también les gustará. Así que les dejo el link para que participen. El premio son tres steem más el momento divertido que pasarán convirtiendo su nombre.

 

Me inspiré en mis tres hijos, así que con ayuda de los programas Paint Shop Pro y Paint Tool Sai hice tres muñequitos que los representan a cada uno de ellos. A mi crespita Vivi, mi morenita Eileen y a mi pequeño Álvaro. Espero les guste mi creación:

 

Saludos y abrazos.

 

Recuperando las herramientas

Resultado de imagen para lápices cuadernos y libros

Fuente

 

Saludos queridos amigos Steemeros.

 

Cuando realizo una publicación, me gusta que esta sea agradable. Me esmero en la presentación, en la ortografía, en lo animada y lo amena que pueda ser, porque además de que es uno de los principios que mueve a Steemit, es algo que me enorgullece y alegra.

Hace algunos meses mi PC fue formateada y perdí la mayoría de firmas y banners que tenía «a la mano» para elaborar mis publicaciones lo más vistosas y coloridas posibles. Eso me desanimó un poco y contribuyo a que disminuyera la frecuencia con la que publicaba.

 

Me he propuesto restablecer el ritmo que traía y hoy he vuelto a descargar uno de los programas con los que me ayudaba mucho.
Se trata de Paint Tool Sai, un programa que estoy segura muchos conocen y con el que podemos dibujar y pintar cómo si lo hiciéramos sobre un lienzo. Son muchas las herramientas que nos facilita y con las cuales podemos experimentar.
Acá en este enlace pueden leer mucho más acerca de este programa.
Hoy quiero compartirles una muñequita que realicé esta misma tarde tratando de recordar cómo se utiliza el SAI, tengo que leer y escuchar más tutoriales para aprender mucho más y poder hacer imágenes lindas o divertidas con las que pueda alegrar mis publicaciones o realizar las firmas y banners que necesite.

Saludos de la muñequita Sai:

 

Me quedó con ojos muy grandes y muchos detalles que mejorar, pero me emociona lo que aprenderé y lo mucho que me divertiré en el proceso.
¿Qué les parece? ¿Se animarían a realizar dibujos con el Paint Tool Sai? Ojalá que si, me gustaría mucho ver sus resultados.
Por lo pronto continuaré practicando ya les iré mostrando mis creaciones.

#Reto12Votos – Semana 56 – Chismes | Somos chismosos|

Que lance la primera piedra, quien esté libre de culpa.

Fuente

 

A mí se me acerca alguien y me dice: “¿Te enteraste?”, “Te tengo un grado 33” o a lo venezolano “Te tengo que contar un beta” y al instante mis antenas receptoras se activan y mi curiosidad late a millón. Coloco a la misma vez  cara de “Cuéntame ¿Qué pasó?” con cara de “Apúrate”, “Suelta la sopa”, “Desembucha”, “Echa pa’ fuera”.

 

Fuente

Y estoy segura, segurísima de que no soy la única. ¿Quién en su sano juicio rechazaría un cuento? ¿A quién no le gusta enterarse de lo nuevo que esté aconteciendo? Quién es ese o esa que al escuchar “Te tengo un chisme” responde, “No por favor, no me lo cuentes”. Aunque pensándolo bien, sí deben existir personas que respondan así, pero en lo más profundo de su ser, una hormiguita roja lo pica diciendo “Quiero saber, quiero sabeeeer”.

 

Fuente

 

Ahora bien, ya aclarado el hecho de que nos gusta que nos cuenten ese secreto a voces que ronda por ahí, tenemos que aclarar otro asunto también, y es que una cosa es que nos cuenten o nos lleven el chisme y otra cosa es buscarlo y peor aún colaborar en difundirlo, multiplicarlo e incluso agrandarlo.

Fuente

Al perseguir como locos un chisme estamos demostrando una personalidad nada agradable y que puede resultar muy tóxica. No podemos justificar la necesidad de saber sí o sí,  lo que pasa en la vida de otras personas. Esa obsesión por estar al tanto de la vida privada de los demás puede terminar afectando nuestra imagen y nuestras relaciones de trabajo, amistad de familia.

 

Hace algunos meses realicé un post en el que a través de un relato, quise reflejar el comportamiento de cierta persona chismosa que conozco. Y es que es tanto su descaro al querer saber lo que pasa en la vida de sus conocidos que ni siquiera lo que lleva uno en la bolsa de las compras se le escapa y lo averigua. Tiene una especie de escáner en la mirada y logra detectar lo que llevas en tus manos así intentes esconderlo.

https://steemit.com/steempress/@lilianajimenez/cayetanaquestsmirando-0jtuwwvg3p

Fuente

 

Para no pecar de muy chismosos y abusadores, quedémonos tranquilos y cuando llegue un chismecito, simplemente escuchemos y listo. Sin repetirlo, hacerlo más grande o salir en busca de más.

Imagen relacionada

Fuente

Esta publicación fue realizada para participar en la semana 56 del #Reto12Votos, en la que la dinámica está enmarcada en «Chismes». Si te animas y quieres participar chismeando, ¡perdón! contándonos un chisme o dando tu opinión al respecto, sigue estas sencillas pautas.

Fuente

 

 

Ho’oponopono para niños.

De esos hallazgos que son dignos de compartir, de eso se trata este post.

Resultado de imagen para regalo

Fuente

Hace pocos días realicé una serie de publicaciones en las que les contaba un poco de lo que he aprendido acerca del Ho’oponopono. Aquí, aquí y aquí pueden leerlo.

 

Hoy quiero compartirles un hallazgo que he hecho gracias al comentario de un usuario, en una página de Ho’oponopono en el facebook.

 

 

Se trata de un libro creado por María José Cabanillas, en el que la autora nos enseña a practicar la técnica del Ho’oponopono con nuestros niños.

 

Fue publicado en el 2014 pero hasta ahora no lo había visto, pues no había llegado el momento perfecto, y ya llegó.

 

Ya empecé a leerlo y les prometo que compartiré con ustedes lo que aprenda y las experiencias que viva.

 

A mis hijas les quiero enseñar está maravillosa técnica porque sé que obtendrán muchos beneficios de ello. Desde hace un tiempo estamos practicando juntas la magia de agradecer y nuestros días  se ha vuelto mágicos, porque aunque parezca increíble el agradecimiento nos está llenando de regalos diarios y experiencias maravillosas.

 

Acá dejo un enlace en donde pueden descargar el libro y leerlo.

Fuente

Espero que se animen a leerlo y les sea de gran utilidad.

 

 

Mi canción favorita de Chayanne –

A mi me encanta la iniciativa que ha tenido el amigo @gaborockstar, de invitarnos cada semana a disfrutar  musicalmente de diferentes artistas, he participado en varias oportunidades y lo he disfrutado un montón.

Si se animan a participar, visiten este link para que lean la pautas.

Esta vez la semana es de «El hombre» léase bien «El hombre», «El papasito», ese a quién los años lo hacen más y más hermoso. Ese que al cantar estremece hasta a los mismos ruiseñores.

Esta semana es de: Chayanne.

 

Imagen relacionada

 

De sus canciones me gustan muchas, sobre todo las baladas. Tanto así me gustan sus canciones que haré un poema con los títulos de algunos de sus temas.

 

Querido y guapo Chayanne:
Lo «Dejaría todo» porque te quedaras,
y me dijeras «Tu pirata soy yo» o
«Simplemente»: «Yo te amo».
Después de «Un siglo sin ti»,
hemos vivido en un «Tiempo de vals»,
«Completamente enamorados».
Y «Entre mis recuerdos» «Pienso en ti» porque,
«Fuiste un trozo de hielo en la escarcha» y
«Contra viento y marea» me he vuelto «Caprichosa»,
deseando que seas mi «Torero» y «Volver a nacer»,
mientras me cantas «Provócame».
 

La canción que elegí para compartir es una que por su ritmo movido me llena de energía y buena vibra. Se trata del tema «Torero», además que ver la coreografía con la que acompañan el vídeo es algo super emocionante.

A disfrutar:

«Si hay que ser torero, poner el alma en el ruedo, no importa lo que se venga pa que sepas que te quiero. Como un buen torero me juego la vida por ti».

 

Gracias por @gaborockstar que semana a semana nos mantiene musicalmente llenos de alegría, melodías y mucho ritmo.

 

Estoy aprendiendo a agradecer.

Hace unos días alguien en un sitio de la web hizo referencia a un libro que es mágico y que le ha ayudado inmensamente en su vida. Me llamó la atención y lo busqué. Y hoy les quiero contar de que se trata porque me parece realmente hermoso.

 

Fuente

 

Se trata de un libro escrito por la australiana Rhonda Byrne llamado «La magia». Esta escritora es también la autora de otros libros cómo: «El secreto», «El poder», «Heroe» y otros más.

 

Este libro titulado «La magia» nos invita a mejorar increíblemente nuestras vidas a través del agradecimiento y me ha parecido tan bonita su propuesta y los ejercicios que ofrece para practicar la gratitud que no pude evitar compartirlo con ustedes.

 

 

Desde que inicias el libro empiezas a sentir emociones bonitas y yo creo que es por el agradecimiento, es decir, como la escritora intenta crear en el lector el hábito de la gratitud, ofrece diferentes ideas para que las apliquemos y empecemos a agradecer, y una vez que lo hacemos aparecen los cambios de manera increíble, o mejor dicho de manera mágica.

 

Son 28 días de propuestas para agradecer y aprender a convertirlo en un hábito. Desde el primer ejercicio sentí mucha paz, alegría y obviamente mucho agradecimiento.

 

El primer ejercicio nos pide que al empezar nuestros días escribamos en nuestro ordenador o en un cuaderno 10 cosas que consideremos bendiciones en nuestras vidas y que expliquemos porque estamos agradecidos por ello. Luego debemos releerlas y decir gracias, gracias, gracias al finalizar la lectura de  cada una de nuestras bendiciones. Cada día agregaremos 10 bendiciones nuevas al levantarnos.

 

 

Nada más que con el simple hecho de despertarme y pensar en las cosas que considero bendiciones en mi vida ya empiezo mi día cargada de alegría y de gratitud.

 

Me he encontrado a veces corta de espacio para escribir, y me gustaría escribir más de diez cada día.

Fuente

El segundo ejercicio que propone Rhonda Byrne es el de la piedra y ¡me encanta!

 

 

Fuente

 

Debemos elegir una piedrecita que nos guste y quepa en nuestras manos. Durante los 28 días de los ejercicios mágicos tomaremos la piedra a la hora de irnos a dormir y ya acostados pensaremos en todo lo bueno que nos haya ocurrido o hayamos visto durante el día. Luego elegiremos lo que más nos haya gustado de todas esas cosas buenas y repetiremos la palabra mágica: Gracias, gracias, gracias.

 

 

¿No es fabuloso? recordar lo que hemos vivido durante el día, elegir las cosas que consideremos buenas y escoger la que pensemos es ¡la mejor!

 

Durante el día aunque no le prestemos atención hay muchísimas razones por las que agradecer, desde el hecho de estar vivos (que es el más importante), la cama donde dormimos, el agua que tomamos, la comida, la ropa, nuestros hijos, espos@, familia, mascotas, electricidad, hogar, y pare usted de contar.

 

Además de los acontecimientos que nos resulten beneficiosos, tenemos todo un mundo de cosas por las que agradecer, así que es una maravillosa forma de irse a dormir.

 

Mis hijas (una de 7 y otra de 3) también eligieron cada una su piedrita y antes de acostarse me piden que se las pase, luego después de rezar (ellas mismas me lo recuerdan, el rezo) empiezan a agradecer lo que vivieron durante el día, me entregan la piedra y se duermen.

 

Hace poco en su cumpleaños Nº7 mi hija me dijo: «Mamá este día fue tan maravilloso que mi piedrita va a explotar de tantas cosas buenas».

 

 

Aún voy el ejercicio número 5 y ya quiero saber que viene, porque lo que he vivido durante estos días anteriores ha sido fascinante. He experimentado alegrías, abundancia, amor y muchas cosas que realmente parecen provenir de la magia. Estoy muy contenta de ser agradecida y de aprender a agradecer.

 

A Dios le digo: Gracias, gracias, gracias.

 

 

 

Estoy aprendiendo a agradecer.

Hace unos días alguien en un sitio de la web hizo referencia a un libro que es mágico y que le ha ayudado inmensamente en su vida. Me llamó la atención y lo busqué. Y hoy les quiero contar de que se trata porque me parece realmente hermoso.

 

Fuente

 

Se trata de un libro escrito por la australiana Rhonda Byrne llamado «La magia». Esta escritora es también la autora de otros libros cómo: «El secreto», «El poder», «Heroe» y otros más.

 

Este libro titulado «La magia» nos invita a mejorar increíblemente nuestras vidas a través del agradecimiento y me ha parecido tan bonita su propuesta y los ejercicios que ofrece para practicar la gratitud que no pude evitar compartirlo con ustedes.

 

 

Desde que inicias el libro empiezas a sentir emociones bonitas y yo creo que es por el agradecimiento, es decir, como la escritora intenta crear en el lector el hábito de la gratitud, ofrece diferentes ideas para que las apliquemos y empecemos a agradecer, y una vez que lo hacemos aparecen los cambios de manera increíble, o mejor dicho de manera mágica.

 

Son 28 días de propuestas para agradecer y aprender a convertirlo en un hábito. Desde el primer ejercicio sentí mucha paz, alegría y obviamente mucho agradecimiento.

 

El primer ejercicio nos pide que al empezar nuestros días escribamos en nuestro ordenador o en un cuaderno 10 cosas que consideremos bendiciones en nuestras vidas y que expliquemos porque estamos agradecidos por ello. Luego debemos releerlas y decir gracias, gracias, gracias al finalizar la lectura de  cada una de nuestras bendiciones. Cada día agregaremos 10 bendiciones nuevas al levantarnos.

 

 

Nada más que con el simple hecho de despertarme y pensar en las cosas que considero bendiciones en mi vida ya empiezo mi día cargada de alegría y de gratitud.

 

Me he encontrado a veces corta de espacio para escribir, y me gustaría escribir más de diez cada día.

Fuente

El segundo ejercicio que propone Rhonda Byrne es el de la piedra y ¡me encanta!

 

 

Fuente

 

Debemos elegir una piedrecita que nos guste y quepa en nuestras manos. Durante los 28 días de los ejercicios mágicos tomaremos la piedra a la hora de irnos a dormir y ya acostados pensaremos en todo lo bueno que nos haya ocurrido o hayamos visto durante el día. Luego elegiremos lo que más nos haya gustado de todas esas cosas buenas y repetiremos la palabra mágica: Gracias, gracias, gracias.

 

 

¿No es fabuloso? recordar lo que hemos vivido durante el día, elegir las cosas que consideremos buenas y escoger la que pensemos es ¡la mejor!

 

Durante el día aunque no le prestemos atención hay muchísimas razones por las que agradecer, desde el hecho de estar vivos (que es el más importante), la cama donde dormimos, el agua que tomamos, la comida, la ropa, nuestros hijos, espos@, familia, mascotas, electricidad, hogar, y pare usted de contar.

 

Además de los acontecimientos que nos resulten beneficiosos, tenemos todo un mundo de cosas por las que agradecer, así que es una maravillosa forma de irse a dormir.

 

Mis hijas (una de 7 y otra de 3) también eligieron cada una su piedrita y antes de acostarse me piden que se las pase, luego después de rezar (ellas mismas me lo recuerdan, el rezo) empiezan a agradecer lo que vivieron durante el día, me entregan la piedra y se duermen.

 

Hace poco en su cumpleaños Nº7 mi hija me dijo: «Mamá este día fue tan maravilloso que mi piedrita va a explotar de tantas cosas buenas».

 

 

Aún voy el ejercicio número 5 y ya quiero saber que viene, porque lo que he vivido durante estos días anteriores ha sido fascinante. He experimentado alegrías, abundancia, amor y muchas cosas que realmente parecen provenir de la magia. Estoy muy contenta de ser agradecida y de aprender a agradecer.

 

A Dios le digo: Gracias, gracias, gracias.

 

 

 

Cuando un hijo cumple años.

Resultado de imagen para torta animada

 

Mi madre siempre me decía (y aún lo hace) que cada vez que llegaba el cumpleaños de alguno de sus hijos (somos 4) ella rememoraba todo el proceso del nacimiento, las emociones y sensaciones. Se pasaba el día entero bañada en recuerdos y nos iba contando a los largo de día diferentes anécdotas que se le venían a la cabeza, todas enmarcadas en el día en el que su hijo  cumpleañero llegó a este mundo.

Cuando mi primera hija cumplió su primer añito, mi madre me dijo: «Ya verás que te pasaras todo el día recordando los acontecimientos de cuando nació». Y en efecto así fue y así ha sido con cada uno de mis hijos.
Es un batallón de recuerdos que nos invaden y nos transportan a aquel día perfecto en el que esas criaturitas llegaron a iluminar nuestras vidas.

Hoy está cumpliendo 7 años mi hija mayor y me he pasado lo que va del día recordando desde el día que supe que crecía en mi vientre hasta el día en que nació. Y no es que lo haga a propósito, simplemente llegan a mi mente retazos de aquellos bonitos momentos.

 

 

Me imagino que al igual que a mamá, esto me seguirá pasando incluso cuando cumplan 50 años mis hijos. A Dios le doy gracias por mi salud porque me mantendrá con vida para poder disfrutar de muchos, muchos, muchos cumpleaños de mis amados retoños.

 

¿Y que me cuentan ustedes queridos amigos lectores? ¿rememoran el nacimiento de sus hijos en cada cumpleaños?

 

Mamá, yo no quiero saludar con un beso.

Fuente

Hola, ¿Cómo estás? me alegro de verte. Ven salúdame dame un abrazo y un beso ¿Me extrañaste? Venga otro beso.

 

Así saludaba la maestra del preescolar a mi hija cada mañana al verla llegar. Y yo para «colaborar» con la «buena educación» o «buenos modales» de mi niña, le instaba a que fuera presurosa y  estampara el respectivo beso que con insistencia pedía la maestra.

 

Mi hija con notable timidez se obligaba a mover su cuerpo y tan rígida como una tabla acercaba su carita a la mejilla regordeta de su maestra y daba aquel beso que a leguas se notaba insípido, seco y actuado.

 

La maestra de mi niña era y es una mujer muy cariñosa, amigable y muy buena con los niños. Siempre estuvo pendiente de cada niño y su trato hacia ellos fue y es muy amable.

 

Es entonces normal que cualquier adulto piense que se merece el beso que le pedía a mi hija y muchos más. Si claro que si. Pero lo que yo no entendía era que mi hija tiene total derecho de decidir a quién quiere darle un beso, un abrazo o un apretón de manos y a quién no.

 

Mamá, yo no quiero saludar con un beso.

 

Fuente

 

Me dijo un día mi hija, «Mamá, yo no quiero saludar a la maestra con un beso. La quiero mucho pero prefiero decirle hola y listo.»

 

Se abrió ante mí una cortina imaginaria y la luz me iluminó. Entendí lo que mi hija me pedía e incluso me puse en su lugar y no comprendo cómo es que al principio no me dí cuenta de lo claro que es el hecho de que una persona pueda decidir cómo saludar a cada quién.

 

Me imaginé caminando y entrando a una panadería y que el panadero me dijera «Hola, buenos días. Ven dame un beso» o que me montara en un bus y el chófer me saludara «Buen día, son 20 billetes. Venga y deme un beso.»

 

Fuente

Si yo en mis cinco sentidos no estaría dispuesta a ir plantando besos a diestra y siniestra, ¿Entonces porqué mi hija si? ¿Porqué he de decidir por ella a quién quiere dar o no un beso?

 

Mi pequeña es muy cariñosa y besucona también. Ella abraza y da besitos a su papi, su hermanito y hermanita, a sus tías, primos, abuelos y por supuesto a mí. Pero son abrazos y besos genuinos que nacen de su amor hacia las personas a quienes a elegido demostrar afecto.

 

Fuente

 

A sus maestras, compañeritos y amiguitas  los saluda con aprecio, choca las cinco o simplemente mueve la mano en un gesto de saludo pero ya no se siente obligada a darles un beso si así no lo desea.

No se trata de ser falta de respeto o de que la esté enseñando a ser mal educada. Se trata de respetar sus decisiones, enseñarle que ella puede elegir, que tiene el control sobre su cuerpo y los demás no, que tiene derecho a decir «No quiero» y hay que respetarle.
Esto no significa que no sabe saludar, al contrario, conoce muchas formas de decir «hola» y de expresar cariño cuando ve llegar a un conocido o algún ser querido.

 

 

Fuente

 

No obliguemos a nuestros niños a saludar de beso si no lo desean. Existen muchas otras formas de expresar un saludo o la emoción de ver a alguien.